Coherencia Humana

Hablemos primero de coherencia. En palabras muy simples, puede decirse que cualquier conjunto de ondas de energía exhibe coherencia cuando las ondas entran en fase entre sí, es decir, experimentan una suerte de sincronización de sus frecuencias y debido a ello se potencian. Un ejemplo es la luz láser, la cual es muy concentrada y potente gracias a que sus ondas lumínicas se encuentran en fase (o sincronizadas).

Hablemos ahora de la energía humana, la cual exhibe un grado elevado de complejidad. Todo lo que pensamos, sentimos, decimos… nuestras emociones, nuestros movimientos, en fin, todas nuestras expresiones como personas son finalmente energía. Podríamos decir que cualquier persona expresa en todo momento una sopa de diversas energías, que conviven e interactuan entre sí.

La Coherencia Humana viene a ser la sincronización de todas esas energías que expresa una persona. De manera similar a una luz láser, cuando logramos sincronizar nuestras distintas energías, nuestro poder interior aumenta significativamente, y con ello nuestra armonía interior y capacidad de realización e interacción en el mundo.